Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Miér Ene 21, 2015 4:27 pm.

Últimos temas

» Legado Ninja Cierra Sus Puertas
Sáb Mayo 06, 2017 5:43 pm por Legado Ninja

» Requiem of Fiore {Cambio de botón - Élite}
Miér Sep 02, 2015 8:24 am por Invitado

» Solicitud de misiones
Miér Sep 02, 2015 8:09 am por Uchiha Shaka

» Investigando el Poblado (Rivai,Mei-yin.Raiden)
Sáb Ago 29, 2015 10:06 pm por Raiden

» En búsqueda de colaboradores
Jue Ago 27, 2015 8:29 am por Zeref

» La niebla sangrienta (Hikari, Aozaki, Mortem)
Jue Ago 27, 2015 8:03 am por Narrador

» ¡¡Un nuevo inicio!!, ¿Listo para lo que viene? (Priv. Kisara y Furanatsu Hikari)
Miér Ago 26, 2015 10:15 pm por Kisara

» Escoltando al señor Feudal del viento (misión guerra civil)
Miér Ago 26, 2015 10:10 pm por Narrador

» Anuncios sobre Tramas (Guerra Civil)
Mar Ago 25, 2015 9:52 pm por Mei-Yin

ADMINISTRADORES
MODERADORES

    ¿Nuevo poder?... [Presente]

    Comparte
    avatar
    Ginzami
    Jounin
    Jounin

    ¿Nuevo poder?... [Presente]

    Mensaje por Ginzami el Lun Ago 03, 2015 9:15 pm

    Una mañana diferente a otras, sería una mañana que quedaría en el recuerdo del joven Senju que aspiraba cada vez a más. Una reunión hubo unos días atrás donde los sabios de la aldea lo citaron a Ginzami, la razón sería muy importe, un nuevo puesto. Al llegar, un lugar donde la tensión era lo que menos había, era donde estaban los sabios. -Buenos días...- Pronunció el joven, para ver la cara de alegría que tenían esos viejos , ya se habían dado cuenta de quien era ese ninja con gran futuro. -Tu debes ser Ginzami, mucho gusto- Dijo uno de ellos el cual se paró repentinamente para luego cederle el asiento -Siéntate- y obviamente el pelinegro aceptó. -La razón por la cual te citamos en éste lugar, es muy sencilla- Dijo para luego dar un leve suspiro y seguir -El actual Hokage, se tiene que ir al País del Fuego, donde se reunirá con el feudal por temas económicos y la aldea mientras, queda en total desventaja, puesto a que es el ninja líder y el más fuerte que tenemos actualmente- Terminó la oración y lo miro al Senju -Yendo al asunto, necesitamos que alguien quede a cargo mientras el no esté y si lo hace bien, quien dice... Puede ser que se quede con ese puesto, y que mejor que tener a un ninja de rango Jounnin y con grandes cualidades como tú ¿Qué dices?- Dijo preguntando con un tono muy amable, mientras que Ginzami sin tardar respondió -Claro ¿Por qué no? Después de todo me servirá como experiencia- Pronunció con una leve sonrisa en su rostro para luego levantarse de la silla levemente y darle la mano a los viejos, e irse por donde vino.

    Ginzami ya se encontraba en la oficina del Hokage, pero actualmente el líder y dueño de esa oficina era él, le habían cedido un "poder" que ya se estaba acostumbrando, sentarse en esa silla tan cómoda, mirar el paisaje de la aldea por aquel balcón, muchos beneficios y poca tarea hacía el Senju. Comenzó viendo aquella mesa que estaba frente a él, tenía unos cajones cerrados con llave, pero no tardó en darse cuenta que la llave el Hokage la había dejado detrás de la mesa, abrió el cajón  y vio que estaba toda la información de los ninjas de la aldea, la tomó y la tiro en la mesa que se encontraba frente la silla donde se sentaba él. Ojeando, pensaba -No tenía idea que la mayoría de los ninjas no llegan a Chunnin, excepto éstos dos, al menos no son tan débiles- Pensaba mientras veía una hoja que iba volando sin rumbo alguno. -Claroyami- Dijo con una voz algo elevada el actual líder de la aldea, para luego de unos segundos ver como la puerta se habría con la presencia de una de las empleadas que tenía la oficina. -Tráeme a éstos dos sujetos- Mientras le mostraba la foto de dos ninjas de la aldea -Se llaman Kimimaro y Shiemi, diles que vengan y que sea rápido- Terminó diciendo para luego mirar a otro lado y escuchar como la puerta se cerraba.
    El futuro de la aldea era incierta, pero... ¿Las tareas el Hokage las estaba haciendo bien? Evaluaba Ginzami -Solo 1 Jounnin y soy yo, dos Chunins incompetentes y luego solo la escoria que estaba en la Academia Ninja- Susurraba el pelinegro que no se podía sacar la idea de que la aldea si era atacada seguramente terminaría en las ruinas, mientras se seguía impacientando por la tardanza de esos dos sujetos.

    Oficina: Consta de una puerta de madera algo gruesa, al ingresar se puede apreciar el piso conformado del mismo material que la puerta, un lugar amplio. Hay un escritorio mirando hacia la puerta a unos 10 metros, con su silla. Hay una puerta balcón que da con la terraza amplia que tiene ésta. La oficina en cada rincón tiene muebles. La paredes también son de madera pero algo más gruesa que la puerta, siendo éstas resistentes a golpes. Siendo así la cálida oficina del Hokage.




    Ginzami


    -A♥

    avatar
    Kimimaro
    Chunin
    Chunin

    Re: ¿Nuevo poder?... [Presente]

    Mensaje por Kimimaro el Miér Ago 05, 2015 11:48 am

    Un día más, un día más.
    Despacho del Hokage || 9:45 pm || Presente.
    Off: Shiemi dijo que iba a postear lo más rápido posible así que como yo fui el primero en irme en nuestro anterior Post supuse que iba a ser el primero en llegar. No sé si había que hacer lo que hicieron los de Suna pero por si acaso, mis dos fichas, están en la firma (tanto ninja como de Habilidad) y las Misiones Civiles las dejo al final en una URL.
    Off 2: El post era largo de todas formas, nada más que me gusta el modelito Html este que conseguí así que seguramente lo use cada vez que haga algún rol. Me gusta como queda estéticamente. Para no tener que leerte todo lo único importante son los dos últimos párrafos, incluso, solo leyendo lo que digo es suficiente para que respondas. Saludos.

    ((Me esperan en el despacho, no debo tardar mucho más)) Pensaba mientras aumentaba la velocidad en la que iba corriendo al máximo posible, alcanzando un nivel bastante alto para la mirada de un simple campesino. Esto me ayudo en gran parte para cruzar de una forma bastante rápida la mayoría de la aldea, la cual atravesé saltando de techo en techo, aunque el regreso a casa estaba bastante lejano, ya que los baños termales a pesar de ser un lugar que me gustaba mucho visitar quedaba muy alejado de lo que sería mi hogar, literalmente en la otra punta de la villa, por lo cual, tardaba un par de minutos en recorrer la distancia que separaba mi casa de aquella zona. Sin embargo, gracias a mi arduo entrenamiento que había empezado desde chico pude mejorar la velocidad con la que me transportaba. Un par de minutos más tarde por fin llegaría al barrio donde se encontraría mi hogar, y recorriéndolo me acerqué a mi casa. Cuando me encontraba a unos metros, ya comenzaba a enviar mi mano hacia dentro de mi túnica donde tendría guardaba en uno de los bolsillos internos la llave de ésta. Al llegar a mi destino, retiré las llaves de mi túnica para abrir rápidamente la puerta y entrar a mi hogar. Una vez dentro fui corriendo hacia mi habitación dejando la puerta de entrada abierta, debido al apuro, y una vez dentro de mi cuarto comencé a buscar las pocas armas ninjas que me había podido comprar, que no eran más que un par de bombas (una de humo y una de luz) para poder utilizarlas en caso de que las cosas se pusieran feas, me habían costado bastante caras, pero entre la vida y la muerte, no se debe pensar en el dinero. Una vez que me equipe el par de bombas, observe que tenía también los pergaminos que me había comprado, ((pero, me servirán de algo?)), me preguntaba, dudando durante unos segundos pero luego al recordar que debía irme hasta la oficina de nuestro líder, simplemente, los dejé ahí para no tener exceso de equipaje ya que no los necesitaría, los considera una inversión a largo plazo.

    Ya equipado y con todo listo para irme, corrí hacia la puerta que anteriormente había dejado abierta e incluso con la llave puesta del lado de afuera. Me retiré de mi hogar y de la forma más rápida posible cerré la puerta con llave, no podía demorar más. A continuación guarde las llaves en su respectivo lugar y comencé a correr nuevamente hacia el lugar donde me habían llamado: El edificio del Kage. Lamentablemente, la zona civil o de residencias, también se encontraba un poco alejada de la zona donde se encontraba las principales edificaciones, que hasta ahora, eran pocas, sin embargo y para mi suerte, mi velocidad me ayudaría a acortar tiempos. Sin demorarme más nuevamente comencé a correr lo más rápido posible para llegar así a mi destino en un tiempo más acortado.

    En el trayecto del camino miré hacia el cielo nuevamente ya que antes parecía haberse nublado, y tal como pensé, seguía igual, el cielo que antes era luminoso, despejado y celeste, ahora se había convertido en un cielo inundado de nubes grises que comenzaban a tapar el radiante sol lentamente, normalmente, debido a que soy un poco supersticioso, tomaba esto como un mal augurio, pero una parte de mi quería pensar que todo estaba bien. Tratando de despabilarme bajé la mirada y miré hacia el frente para seguir corriendo lo más veloz posible, dicen que cuando uno está apurado el tiempo pasa más lento y creo que ahora mismo, estoy sufriendo eso. Unos minutos más tarde supe que me estaba acercando al lugar ya que comenzaba a verse la montaña en la que estaba inmortalizado Arashi-sama el primer Hokage. Frente a esta montaña se encontraba lo que sería su despacho, por suerte, no faltaba mucho más.

    ((Solo un poco más)) pensaba mientras recorría los últimos metros que me separaban de aquella gran edificación, diría yo, de las más grandes de la aldea, para no decir la única. Al llegar a mi destino, salude a los guardias que había en la puerta de la misma y ya reduciendo mi paso, llevándolo a pasos comunes, básicamente, a caminar. Entré a la central de mando y me encaminé al lugar donde se encontraba ahora mismo Ginzami para de una vez por todas sacarme la duda de lo que quería decirnos a mí y a Shiemi ya que para enviarnos a Claroyami debería de ser algo bastante importante y serio. El tiempo parecía pasar muy lento al igual que la distancias parecían hacerse eternas, quizás, los nervios estaban jugándome mucho en contra y debería tratar de calmarlos debido al hecho de que un ninja desconcentrado podría ser letal por más bueno y experimentado que sea. Debido a esto, decidí detener completamente mi paso en medio de aquel pasillo de forma circular, respiré hondo y fui recuperando el aire que había perdido debido a mi corrida, unos segundos más de recuperación fueron suficientes para que ya ni mi rostro, ni mi cuerpo y tampoco mi mente represente nervios, así que me dispuse a continuar mi camino; solo faltaban un par de metros.

    Paso a paso, solo faltarían dos pasos como máximo, ya estaba casi enfrente de la puerta. Los nervios parecían volver pero esta vez sin necesidad de detenerme los disipe. Estaba frente a la puerta del despacho, muy tranquilamente y con una mirada muy fría y calculadora, lleve mi mano hacia aquel recorte de madera y cerrando mis dedos, creando así un puño, golpeé la puerta avisando de mi presencia a los que se encontraran dentro de la habitación. Una vez dado el aviso, lleve mi mano al picaporte y girándolo abrí la puerta que me separaba del Jounin de la aldea que me había llamado al lugar. Allí estaba él, sentado en la silla en la cual debería de estar posado el Hokage. ((¿Por qué demonios está sentado este tipo allí)) pensaba mientras clavado mi mirada en el sujeto. ((Espero que no le haya hecho nada malo a Arashi-sama)) me dije a mi mismo sin apartar ni un segundo la mirada del avanzado shinobi, después de esos segundos de pensamientos y contacto de mirada, seguí avanzando, no sin antes cerrar la puerta, y al quedar a aproximadamente un metro de la mesa, seguí mirando a Ginzami. –Buenos días, mi nombre es Kimimaro, Chunnin de la Aldea de la Hoja, ¿usted es el Jounin que me mandó a llamar, verdad?, por lo que veo mi compañera aún no ha llegado, raro en ella.- exclamé en un tono serio con una expresión demasiado neutra y fría, con una mirada completamente vacía, que al igual que mi expresión no tenía contenido alguno.  Aproveche esos segundos en los que el sujeto escuchaba lo que decía para poder estudiarlo estéticamente, al parecer no era mucho más alto que yo, esto se podía notar por la altura que poseía sentado, además tenía una cabellera media, ni larga, ni corta, de constitución lacia y de color negro opaco, y para finalizar parecía ser delgado; su apariencia no parecía destacar tanto pero nunca se debe juzgar un libro por su tapa.

    Después de aquellos segundos de inspección en el cual aguardaba alguna respuesta, agregué unas palabras de disculpa debido a la demora que seguramente había tenido a pesar de haber llegado antes que Shiemi. –Disculpe la demora, tuve que buscar mi armamento antes de venir.- confesé un poco apenado pero manteniendo la misma expresión seria que había representado antes, una de las cosas que había aprendido a lo largo de mi vida era que nunca tenía que demostrar debilidad ante nadie, por más “Poderoso” que aparente ser comparándose con mi poder, esto no quita el hecho de que sea una persona respuesta, pero demostrar debilidad sería temerle a alguien y, no hay que confundir miedo con respeto, a los rangos mayores les tengo un gran respeto pero el hecho de que los respete no significa que les tema. Lo que más me preocupaba en estos momentos, sinceramente, era el hecho de que Arashi no estaba sentado en esa silla. –Por cierto, ¿le sucedió algo a Arashi-sama?.- pregunté muy curioso, sin reflejar nuevamente ninguna emoción ante la interrogante que dirigía al Jounin que tenía frente a mí, para así finalizar con las acciones que hasta ahora podía realizar.


    Misiones Civiles
    ▮▮▮

      Fecha y hora actual: Vie Sep 22, 2017 3:53 pm