Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Miér Ene 21, 2015 4:27 pm.

Últimos temas

» Legado Ninja Cierra Sus Puertas
Sáb Mayo 06, 2017 5:43 pm por Legado Ninja

» Requiem of Fiore {Cambio de botón - Élite}
Miér Sep 02, 2015 8:24 am por Invitado

» Solicitud de misiones
Miér Sep 02, 2015 8:09 am por Uchiha Shaka

» Investigando el Poblado (Rivai,Mei-yin.Raiden)
Sáb Ago 29, 2015 10:06 pm por Raiden

» En búsqueda de colaboradores
Jue Ago 27, 2015 8:29 am por Zeref

» La niebla sangrienta (Hikari, Aozaki, Mortem)
Jue Ago 27, 2015 8:03 am por Narrador

» ¡¡Un nuevo inicio!!, ¿Listo para lo que viene? (Priv. Kisara y Furanatsu Hikari)
Miér Ago 26, 2015 10:15 pm por Kisara

» Escoltando al señor Feudal del viento (misión guerra civil)
Miér Ago 26, 2015 10:10 pm por Narrador

» Anuncios sobre Tramas (Guerra Civil)
Mar Ago 25, 2015 9:52 pm por Mei-Yin

ADMINISTRADORES
MODERADORES

    Un ninja en la niebla nieblosa (?)

    Comparte
    avatar
    Kyoraku
    Chunin
    Chunin

    Un ninja en la niebla nieblosa (?)

    Mensaje por Kyoraku el Jue Ago 13, 2015 3:02 am

    Entreabrió sus ojos pero no distinguió nada hasta el momento, la flojera influenciaba a que el shinobi tuviera más sueño a pesar de que ya era momento de que tenía de levantarse. Estaba teniendo una batalla épica, la voluntad contra la flojera, el campo de batalla era la cama, las sábanas y la almohada. Daba vueltas y se acomodaba entre el colchón y las sábanas parecía que la flojera se estaba apoderando del joven de pelo blanco, pero la voluntad del shinobi se resistia a caer ante aquel mal. Después de varios minutos lidiando con la flojera y de revolcarse en toda la cama dejando la sábana toda revuelta y mal acomodada, por fin logró sentarse con los ojos un poco hinchados del sueño que tenía. -Debería ser un pecado levantarse temprano todos los días. Parecía estar peleando consigo mismo en un susurro, tratando de que su voluntad lo ayudara a sobrevivir en aquella mañana que parecía ser difícil. Al que madruga dios lo ayuda. -Yo soy tan generoso que prefiero que vaya a ayudar a personas que en realidad lo necesiten. Le respondía a su voz de conciencia que trataba de llevarlo por el buen camino, pero Kyo parecía siempre resistirse ante sus sabios consejos. ¿Cómo se supone que lo ayudará? Es solo un decir. Comenzaba una discusión en la cabeza del Chunnin que parecía estar ignorando la conversación.

    Se levantó con algo de dificultad y miró el reloj, llevaba unos 15 minutos de retraso. Sus ojos aun no estaban lo demasiado abiertos para poder comenzar el día, que si pudieran observarlos se vería al shinobi con probabilidades de volver a caer en esa cama y dormir unas cuantas horas más. Hizo un gran sacrificio y salió de esa cama, pero su actitud aun no cambiaba demasiado. Con pasos lentos y adormilados se dirigió hacia el baño para lavarse la cara y ver si así podía despertar de ese inmenso sueño que aún sentía. -No deberían existir las mañanas. Solo prosigue con esa cara y no te quejes. Deberías dormir otro rato, este día no hay demasiado que hacer, además te lo mereces. Desde luego que no, deberías entrenar, eso es lo que deberías de hacer en vez de oir a éste. Oye! Éste tiene su nombre... espera, ¿cómo carajos me llamo? -Basta! Ya, lo lograron, desperté por su culpa. Decía con un tono un poquito enojado, pero aun así debía de hacerlo. Comenzó con su aseo personal y tomó su mochila con su equipo de entrenamiento y unas cuantas pequeñas armas que tenía guardadas debajo de su cama.

    Era momento de salir de su habitación, abrió la puerta y asomó la cabeza para saber si su hermana estaba por ahí pero no la vio por el pasillo, así que caminó con pasos que no pudiera escucharlos y se dirigió a la cocina. A pesar de haberse levantando para él más tarde de lo acostumbrado, en realidad era demasiado temprano para las demás personas incluyendo a Kyobimaru, la hermana gemela de Kyoraku. Intentaba no despertarla, casi siempre hacía las cosas muy a escondidas de su hermana y siempre quería estar un paso más adelante que ella, era de esas personas que decían "Cuando tu apenas vas, yo ya fui y vine 3 veces". Hasta podía tomarlo como lema pero creí que aun no era el momento indicado para eso. Caminó por el pasillo directo a la cocina donde comenzó a revisar el refrigerador y comer algunas cosas para lo que sería un gran día de entrenamiento. Terminó su desayuno y se paró el la puerta, la abrió e inhaló el fresco aire de la mañana, más que aire era una espesa niebla que no dejaba ver absolutamente nada a escasos 3 metros de distancia. -Genial, justo como me gustan las mañanas. Salir a correr con una niebla muy espesa sin posibilidades de ver, podré entrenar velocidad y agilidad, eso de esquivar postes sirve mucho. Bromeaba al ver que la niebla no dejaría que pudiese ni siquiera salir de su casa para ir al campo de entrenamiento.

      Fecha y hora actual: Vie Sep 22, 2017 3:48 pm