Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Miér Ene 21, 2015 4:27 pm.

Últimos temas

» Legado Ninja Cierra Sus Puertas
Sáb Mayo 06, 2017 5:43 pm por Legado Ninja

» Requiem of Fiore {Cambio de botón - Élite}
Miér Sep 02, 2015 8:24 am por Invitado

» Solicitud de misiones
Miér Sep 02, 2015 8:09 am por Uchiha Shaka

» Investigando el Poblado (Rivai,Mei-yin.Raiden)
Sáb Ago 29, 2015 10:06 pm por Raiden

» En búsqueda de colaboradores
Jue Ago 27, 2015 8:29 am por Zeref

» La niebla sangrienta (Hikari, Aozaki, Mortem)
Jue Ago 27, 2015 8:03 am por Narrador

» ¡¡Un nuevo inicio!!, ¿Listo para lo que viene? (Priv. Kisara y Furanatsu Hikari)
Miér Ago 26, 2015 10:15 pm por Kisara

» Escoltando al señor Feudal del viento (misión guerra civil)
Miér Ago 26, 2015 10:10 pm por Narrador

» Anuncios sobre Tramas (Guerra Civil)
Mar Ago 25, 2015 9:52 pm por Mei-Yin

ADMINISTRADORES
MODERADORES

    Rank D Mission: Recolección de Materiales

    Comparte
    avatar
    Yusuke Seitama
    Gennin
    Gennin

    Rank D Mission: Recolección de Materiales

    Mensaje por Yusuke Seitama el Lun Ago 17, 2015 12:01 pm

    Nuevo trabajo nuevo objetivo, hoy había aceptado una petición de misión con el fin de darle una mano a herreros de la aldea con la creación de armas para los shinobis, puesto que yo no sabía nada de como forjar un arma, lo que se me pedía era ayudar con el trabajo duro en las minas de la aldea para recolectar cuanto metal se pudiera para que ellos dispusieran de lo necesario para las forjas de equipamiento ninja. Así me encaminé por las calles de kirigakure hasta llegar a una zona más apartada de la aldea, donde ya no había tanta vegetación y la niebla del ambiente parecía querer ocultar con fervor una entrada a lo que podría ser la película de terror más grande de la semana, hacia un camino oscurecido por la profundidad de las cuevas que poco a poco se divisaban entre el espeso manto grisáceo. Eso indicaba la entrada a las minas subterráneas, así que dentro de poco ya daría con el encargado del sitio, seguramente aquel sujeto que tuviera un gorro de construcción de distinto color al del resto.

    -Según este mapa que me dieron...debería estar unos cien metros más adelante-

    Con especial atención consultaba al mapa de vez en cuando para no perderme entre tantos caminos elaborados a lo largo de la tierra, fácilmente podría acabar en un camino sin salida al otro lado de la aldea. Pero para mi suerte había seguido el camino correcto llegando entonces al sitio donde se podía ver a hombres con bastante músculo, otros no tanto, de diferentes edades ya que algunos incluso eran más jóvenes que yo, trabajando a pico pala y etcétera recoletando todo lo metálico y brillante que encontraran en la mina. Me dirigí hacia el capataz de la sección, identificable por el atributo anteriormente descripto, con la intención de preguntar acerca de la situación...

    -Buenas tardes señor, me presento, soy Seitama Yusuke y he aceptado la petición de ayuda para la mano de obra, ¿dónde podría comenzar a trabajar?-

    Dicho esto el sujeto algo panzón de mediana estatura chequea unas cosas en una planilla para luego dirigirme la mirada nuevamente, algo agradecido por la ayuda recién llegada.

    -Pues podrías empezar ayudando a ese par de ahí, tienen que picar toda la piedra que hay cubriendo lo que suponemos sería otra zona llena de metales, y como ves, uno es un anciano y otro es casi un niño, lamentablemente nadie se ofrece a ayudarles por la misma razón-

    -Entiendo, entonces ya me pongo en camino-

    Asentí con una leve reverencia para girarme hacia los baúles de herramientas y sacar un pico metálico algo oxidado (puesto que no había ninguno perfecto realmente) para ir hacia donde fui indicado. Allí comencé a picar la piedra que había en distintos relieves formando una dura capa desde el suelo hasta el techo a unos 3 metros de altura, el anciano hizo un gesto de alivio cuando vio a un hombre joven unirse al trabajo (o sea yo). El niño seguía a todo pulmón esforzándose como si de eso dependiera el que comiera hoy la cena en su casa, así que yo también me esforzaba para ayudarles a diezmar la rocosa pared delante nuestro, como si estuviéramos luchando juntos contra un jefe de juego rpg y ahora yo me había unido como refuerzo al combate. Y su barra de vida estaría bajando gradualmente a medida que nosotros le atacábamos con diversas técnicas de pico que empleábamos contra su defensa, en un incansable golpe tras golpe, coordinando donde picar para que no se nos cayera una montaña de rocas encima, una técnica poderosa del jefe, y seguir arruinando todos sus esfuerzos por proteger el tesoro de metal detrás de él.

    -No se rindan chicos!, aún podemos lograrlo! ya falta poco!!-

    -Niño: claro!! hyaa!!-

    -Anciano: tantos años vividos no son en vano!!-

    Fue entonces que ya quedaba poco para finalizar, cuando se desprende algo de tierra de la parte superior de aquella pared producto de haber quitado bastante de su base, esto amenazaba con aplastar al anciano, así que rápidamente me moví reaccionando por reflejos, a golpear con la mano izquierda abierta sosteniendo el pico en la otra, a la piedra para desviar su trayectoria y evitar que le aplanara la cabeza a aquel. El hombre se sorprendió y miró con inseguridad hacia arriba, pero al ver que le había protegido este me agradece con una mirada de gentileza y continúa picando.

    -Es hora de la técnica final chicos!!-

    Todos estábamos listos, nuestra barra de energía espiritual estaba al máximo en cada uno y podíamos efectuar la técnica máxima de la construcción, la triple tormenta de piquetes metálicos capaz de tirar abajo cualquier cosa en el universo hecha de piedra. Así fue como juntos atacamos constantemente al mismo tiempo diferentes secciones de una misma área en el centro de la pared, para romper ese soporte rocoso central y que el resto se desmoronara más fácilmente, acabando así con aquel jefe, viendo como brillaba aquel premio especial tras su derrota.....el metal.....

    -Hurra lo hicimos!! lo hicimos!!!-

    -Fue un gusto luchar a su lado compañeros-

    -Y ahora la paz retorna al pueblo, con este metal el equipamiento podrá ser forjado y nuestros ninja podrán seguir con sus labores con normalidad, esto es una victoria para kirigakure!!-

    Éramos los últimos en terminar el trabajo y sin embargo algunos de los obreros nos felicitaron por haber acabado con semejante pared por nosotros mismos, siendo que consideraban que el único capaz de hacerlo era yo por ser un adulto joven, pero al ver el notable esfuerzo de mis otros dos camaradas de picos, tendrían en cuenta de ahora en adelante que cada quien tiene su potencial oculto que revelar, y que en un momento dado puede significar la diferencia entre la victoria y la derrota.

    Siendo así, la misión estaba completada con éxito, cobré la recompensa para retirarme de la cueva a paso firme, donde la luz al final del camino indicaba el inicio del siguiente capítulo...las crónicas de Yusuke el picador, solo acababan de comenzar!!!

    Continuará....

    Off: misión completada xd lvl up!! (?)

      Fecha y hora actual: Vie Sep 22, 2017 3:47 pm