Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Miér Ene 21, 2015 4:27 pm.

Últimos temas

» Legado Ninja Cierra Sus Puertas
Sáb Mayo 06, 2017 5:43 pm por Legado Ninja

» Requiem of Fiore {Cambio de botón - Élite}
Miér Sep 02, 2015 8:24 am por Invitado

» Solicitud de misiones
Miér Sep 02, 2015 8:09 am por Uchiha Shaka

» Investigando el Poblado (Rivai,Mei-yin.Raiden)
Sáb Ago 29, 2015 10:06 pm por Raiden

» En búsqueda de colaboradores
Jue Ago 27, 2015 8:29 am por Zeref

» La niebla sangrienta (Hikari, Aozaki, Mortem)
Jue Ago 27, 2015 8:03 am por Narrador

» ¡¡Un nuevo inicio!!, ¿Listo para lo que viene? (Priv. Kisara y Furanatsu Hikari)
Miér Ago 26, 2015 10:15 pm por Kisara

» Escoltando al señor Feudal del viento (misión guerra civil)
Miér Ago 26, 2015 10:10 pm por Narrador

» Anuncios sobre Tramas (Guerra Civil)
Mar Ago 25, 2015 9:52 pm por Mei-Yin

ADMINISTRADORES
MODERADORES

    Rank D Mission: The dog is my opponent?

    Comparte
    avatar
    Yusuke Seitama
    Gennin
    Gennin

    Rank D Mission: The dog is my opponent?

    Mensaje por Yusuke Seitama el Miér Ago 19, 2015 7:07 pm

    Algo me decía que hoy estaría complicado el evitar algún buen golpe o herida en mi trabajo, ya que había ido a la sala de misiones para pedir otras tareas más y así extender mi repertorio, aumentando mi experiencia que constituiría una buena base para pasar luego a misiones o situaciones más complejas, de mayor nivel, que me ayudarían a mi a mejorar como shinobi. Y el punto estaba en que habían dos tareas en particular, una la cual iría a completar ahora para sufrir ya y no tener que hacerlo luego cuando ya anduviera cansado...que se trataba de atrapar a un canino que se había fugado de su casa, y no solo cualquier canino, sino uno que al parecer pertenecía a una familia del clan inuzuka de Konoha, ¿quién diría además que hoy encontraría a personas que como yo habían acabado en otra aldea ajena a sus raíces?, al menos sería algo interesante también, así que podía tomar eso como un punto positivo para hoy.

    -Pero no importa como lo vea, esto.....huff, bueno al menos supongo que el perro va a darme pelea y no va a escapar, odiaría acabar de cara contra un muro de nuevo....-

    Cerré mis ojos esbozando una expresión algo indecisa de si realmente era una buena idea haber aceptado el encargo....pero, reforcé la idea de que al menos conocería a una familia que tenía sus orígenes en la misma aldea que la mía, y entonces negué rápidamente para quitarme esos pensamientos negativos antes de que decidieran quedarse plantados en mi mente. Pequeños recuerdos de cuando había perseguido y capturado...si es que podía llamarlo captura, a ese gato vinieron a mi cabeza rápidamente como si jugaran carreras, pasando por allí con libertad, creyéndose que no replicaría o tomaría acciones contra ellos. Y una fuerte reacción de enojo mezclada con decepción personal estallaron en mi cuerpo siendo que comencé a frotar mis dientes apretándolos al igual que cerraba una mano con fuerza...poco a poco se formó una expresión completamente distinta, era una sonrisa con el ceño fruncido mirando hacia abajo, aunque el aura que despedía podría notarse como la de un demonio.

    -Más le vale a ese perro enfrentarme cara a cara y no hacer que me choque contra nada en esta misión...o puede que no llegue a su casa para cenar..heheheheh...-

    Si bueno estaba bastante frustrado por la misión anterior debía admitirlo, no me había gustado el resultado, al final era como si el gato se hubiera burlado de mi y apenas si completé el encargo por un golpe de suerte, ya que justo pasaba la dueña del felino por esa calle y escuchó el estruendoso golpe contra la pared. Así que ahora comencé a correr por las calles en busca de este can, tomando en cuenta que era agresivo con cualquier persona, seguro a estas horas de la mañana debería estar intimidando a alguien por ahí, así que con prestar atención para notar algún comportamiento extraño en una persona del poblado, seguramente podría dar con el perrito.

    Es así que desde no muy lejos llega el chillido de una pequeña niña pidiendo por ayuda a su madre, seguramente de alguna amenaza que le estaría persiguiendo en ese momento, y cabe decir que luego de haber pasado al menos media hora buscando calle por calle a ese peludo, tener una pista de algo relacionado con la misión ahora era gratificante. Ya se imaginarán entonces que salí despedido como meteoro hacia el encuentro, no habían tantas personas así que pude notar a esa niña correr del perro que le perseguía, similar al de la foto, realmente no me había fijado en detalle, pero solo sabía que era un perro y problemático, y tenía muchas ganas de atraparlo. En ese momento no sabría decir si aquella pequeña tenía más miedo por el perro o por la expresión que yo llevaba al ir de frente hacia ella para atrapar a mi objetivo, pero de todas formas esta se corre hacia un costado al no saber que hacer.

    -Eres mío canalla!!!-

    Me lanzo hacia el perro para agarrarle en un fuerte abrazo, este era más grande así que sería complicado retenerlo, pero para mi desgracia, y casi como un deja vu, aquel animal solo se hace a un lado para evitarme mientras yo me encontraba estupefacto, a punto de estallar mientras me deslizaba por la calle.

    -No otra veeeeeezz nooooo!!!-

    ¿Y qué había más adelante?, ¡¡un poste!!, ¿y a donde fue a parar mi cara?, ¡¡pues allí mismo!!....y dolió, pero al menos esta vez me repuse rápido, casi de un salto, sobándome la nariz, mostrándome muy enojado. Ese perro se había dado la vuelta hacia mi como si hubiera encontrado a su rival del día, comenzaba a gruñirme mientras yo me tronaba los nudillos.

    -Vas a pagar por esto!-

    Exclamé firmemente haciéndose notar pesada cada palabra de esa oración, para entonces lanzarme al igual que el canino, en un fiero combate de revuelcos en el suelo, arañazos, mordidas, y finalmente un cabezazo doble que acaba con la pelea, y yo como victorioso gracias a que ese perro tenía pajaritos revoloteando por su cabeza, mareado e incapaz de continuar. Yo sonreí señalando mi frente con orgullo.

    -No por nada aguanté contra un muro y un poste!!, debilucho!! HAHAHA! esta es MI victoria!-

    Sacudí mi ropa acercándome al perro entonces, para ayudarle a incorporarse, ya más calmado y amigable que anteriormente, con una expresión radiante.

    -Has luchado bien compañero, te mereces mi respeto mi canino amigo!-

    -Woof!-

    Responde sacudiendo la cola y me sigue sin oponer resistencia, para entonces llegar ambos a la casa de la familia Inuzuka, donde aquellos me recibieron y les entregué al perro. Iba a preguntarles algunas cosas más, pero por unos instantes lo dudé, creí que no era momento, además aún tenía otras misiones que hacer...pero, al menos ya sabía donde estaban, así que si un día me los cruzaba por la zona seguramente podría hablar con alguno....

      Temas similares

      -

      Fecha y hora actual: Vie Sep 22, 2017 3:55 pm