Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Miér Ene 21, 2015 4:27 pm.

Últimos temas

» Legado Ninja Cierra Sus Puertas
Sáb Mayo 06, 2017 5:43 pm por Legado Ninja

» Requiem of Fiore {Cambio de botón - Élite}
Miér Sep 02, 2015 8:24 am por Invitado

» Solicitud de misiones
Miér Sep 02, 2015 8:09 am por Uchiha Shaka

» Investigando el Poblado (Rivai,Mei-yin.Raiden)
Sáb Ago 29, 2015 10:06 pm por Raiden

» En búsqueda de colaboradores
Jue Ago 27, 2015 8:29 am por Zeref

» La niebla sangrienta (Hikari, Aozaki, Mortem)
Jue Ago 27, 2015 8:03 am por Narrador

» ¡¡Un nuevo inicio!!, ¿Listo para lo que viene? (Priv. Kisara y Furanatsu Hikari)
Miér Ago 26, 2015 10:15 pm por Kisara

» Escoltando al señor Feudal del viento (misión guerra civil)
Miér Ago 26, 2015 10:10 pm por Narrador

» Anuncios sobre Tramas (Guerra Civil)
Mar Ago 25, 2015 9:52 pm por Mei-Yin

ADMINISTRADORES
MODERADORES

    Rank D Mission: You still fight for fun

    Comparte
    avatar
    Yusuke Seitama
    Gennin
    Gennin

    Rank D Mission: You still fight for fun

    Mensaje por Yusuke Seitama el Miér Ago 19, 2015 8:36 pm

    Aquí venía el otro trabajo que me exigiría más esfuerzo físico en el día, uno donde ya debía tomarme las cosas más en serio puesto que no andaba luchando contra un canino sino contra otro, o mejor aclarado otros, humanos. Aunque personalmente veía más complicado acabar con un perro ninja que con unos simples vándalos, no quería caer en el lujo de subestimar a mis oponentes, nunca se sabe que otros trucos o artimañas puedan hacer, y lo mejor sería que nada fuera a peor en el conflicto. Por lo cual me veía obligado a pensar en algún plan de acción que fuera a serme útil en caso de necesitarlo claro, y aunque no podía hacer algo tan elaborado con enemigos tan comunes, de todas formas iría pensando que hacer, o sino, podría dejar que mis instintos y ligera experiencia como ninja me dijeran que hacer en el momento adecuado.

    -Bueno en la descripción detallaba que eran solo tres los busca problemas, así que no debería ser difícil ya que me autorizaron a usar mi fuerza como shinobi, aunque sin matarlos o dejarlos grave, eso no ayudaría además aún no tenemos un hospital en la aldea...-

    Apoyaba mis manos detrás de la nuca con los codos dando hacia afuera, pensé en que sería comprar algo para comer ya que estaba por ser medio-día, la hora del almuerzo, y si algo no quería saltarme era la comida, no por glotón, sino por simple costumbre. Decidido esto solo me centré en buscar algún puesto donde vendieran sandwiches, con eso estaría feliz y contento ya que eso podía satisfacer mi necesidad de comer con facilidad. La cuestión era encontrar uno, y que todavía le quedaran sandwiches claro, aunque no esperaba que ya se hubieran acabado de todas formas. Caminé y caminé por las calles de la aldea, buscando ese lugar donde mi estómago por fin dejaría de hablar, y no fue hasta dentro de quince minutos más que pude finalmente ver lo que quería....aunque, no como quería realmente....

    -Vándalo 1: Entréganos el dinero y nadie saldrá herido viejo!!-

    Mencionaba con impaciencia un hombre de 1,70 metros que sostenía una navaja apuntando al mercader, un pobre hombre que de vez en cuando veía en las calles cuando le compraba comida, la verdad no vendía demasiado que digamos y si ahora además le robaban, le iría muy mal a aquel. Debía hacer algo y no solo por la misión, o por mi estómago, sino también por aquel hombre a quien irían a arruinarle la vida...si, eso me hacía recordar...porqué odiaba tanto a las personas como estos tres idiotas....comencé a entrecerrar la mirada ligeramente, los ojos comenzaban a verse deprovistos de emociones lentamente, sacando a relucir ese gran demonio interno.

    -No les daré tiempo de nada....-

    Observando bien la situación, solo uno estaba amenazando al anciano, los otros dos actuaban como guardaespaldas evitando que otras personas fueran a entrometerse en la escena. Ahora que mi mente estaba completamente fría podía pensar con mucha agilidad, ya había previsto el primer golpe a realizar y luego el simple combate contra los dos restantes. Entré en acción, flexioné mis piernas y fui rápidamente corriendo hacia el que amenazaba al viejo, como esperaba uno de los otros dos intento detenerme pero di un salto lo suficientemente alto como para pisar su cabeza y usarla de plataforma para impulsarme más rápido y con más fuerza hacia quien tenía mi atención. Y así fue como entré con una patada directo hacia su cabeza, más específicamente la zona de su oreja derecha, para dejarlo desequilibrado e incapaz de moverse por un rato en el suelo.

    -Ahora siguen ustedes dos....-

    -Vándalo 2: oye y tu ¿quién te crees que eres?, ¿un héroe?, vas a ver-

    Ambos contendientes se pusieron en guardia como para combatir, hasta que uno se lanzó hacia mi para darme un puñetazo a la cara, muy visible y lento a decir verdad, tendría músculo pero no velocidad, así que sin mucho esfuerzo pude dar un pequeño salto hacia atrás para que su puño finalizara su desplazamiento a 10 centímetros de mi rostro, e instintivamente llevé mis dedos índice y mayor juntos hacia un punto de dolor en su unión de antebrazo y brazo, justo pegado al codo. Golpeé sin concentrar chakra o realmente iba a dañarlo severamente siendo una persona normal, pero lo hice con la presión suficiente como para que no fuera a mover ese brazo durante un breve lapso de tiempo. Y para rematar, me adelante deslizando un pie hacia adelante llevando una mano abierta hacia la barbilla del oponente, golpeando para aturdirle con fuerza, aprovechando que ese era otro punto débil de alguien que solo recae en su fuerza. Así el sujeto cayó al suelo igualmente aturdido que el anterior, y ya el tercero no se tenía tanta confianza en sí mismo.

    -¿Qué pasa?, ¿ahora tienes miedo?, no me dijiste algo como, ¿voy a ver?, ¿QUÉ voy a ver exactamente?...-

    Comencé a caminar hacia el lentamente mientras este se encontraba un poco tembloroso, era el más flacucho y menos formado atléticamente de los tres, quien miraba hacia sus compañeros aún no disponibles para el combate tendidos en el suelo.

    -Adelante, seguro que me encantaría verlo con estos ojos que tengo...byakugan!-

    Las venas de alrededor de mis ojos se marcan siendo más visibles mientras la pupila de ambos ojos pasaba a ser completamente roja como el iris, esto comenzó a asustar al otro, quien con cada paso que me acercaba, más era diezmada su deseo de resistencia frente a mi. Hasta que finalmente...

    -Vándalo 2: lo sentimos lo sentimos disculpa!, no lo volveremos a hacer!, pero por favor ninja no nos mates!!-

    Y así era como su voluntad era quebrada, este se arrodillaba rezando, reconocía esa bandana ninja en la frente, portada por los ninja de esta aldea que se eregía en medio del caos del país del agua, como símbolo de orden en este.

    -Si reconoces tu lugar está bien, pero será mejor que no los vuelva a ver causando otros problemas, ¿entendido?-

    Aquel asiente rápidamente y luego se encarga de ayudar a sus compañeros y llevarlos poco a poco por las calles, mientras yo suspiraba desactivando el byakugan, pensando en que luego de comprar los sandwiches, podría reclamar la recompensa por el encargo, ya que esos tres eran mis objetivos.

      Fecha y hora actual: Vie Sep 22, 2017 3:46 pm