Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Miér Ene 21, 2015 4:27 pm.

Últimos temas

» Legado Ninja Cierra Sus Puertas
Sáb Mayo 06, 2017 5:43 pm por Legado Ninja

» Requiem of Fiore {Cambio de botón - Élite}
Miér Sep 02, 2015 8:24 am por Invitado

» Solicitud de misiones
Miér Sep 02, 2015 8:09 am por Uchiha Shaka

» Investigando el Poblado (Rivai,Mei-yin.Raiden)
Sáb Ago 29, 2015 10:06 pm por Raiden

» En búsqueda de colaboradores
Jue Ago 27, 2015 8:29 am por Zeref

» La niebla sangrienta (Hikari, Aozaki, Mortem)
Jue Ago 27, 2015 8:03 am por Narrador

» ¡¡Un nuevo inicio!!, ¿Listo para lo que viene? (Priv. Kisara y Furanatsu Hikari)
Miér Ago 26, 2015 10:15 pm por Kisara

» Escoltando al señor Feudal del viento (misión guerra civil)
Miér Ago 26, 2015 10:10 pm por Narrador

» Anuncios sobre Tramas (Guerra Civil)
Mar Ago 25, 2015 9:52 pm por Mei-Yin

ADMINISTRADORES
MODERADORES

    Rank D Mission: Looking Reports

    Comparte
    avatar
    Yusuke Seitama
    Gennin
    Gennin

    Rank D Mission: Looking Reports

    Mensaje por Yusuke Seitama el Jue Ago 20, 2015 2:22 am

    El final de este largo y agitado día ahora se encontraba solo a la vuelta de la esquina, cada paso que daba en las calles de la aldea eran uno más cerca de finalizar mi trabajo, lo que significaba que pronto podría llevar la paga a casa y de paso pagar algunas cuotas que tenía para este mes. Era algo duro pero saldría adelante, no podía decepcionar a mi hermana ni mucho menos a mi mismo, tenía que lograr volverme más fuerte para poder proteger lo que antes perdí por mi debilidad...si es que había perdido algo realmente. A veces, no le daba importancia a los vínculos de mi familia, para mi la única presente en mi vida era Samari, sin ella realmente no sabría que hacer o a donde ir, era la única persona que me había acompañado en esos años de infancia tan estrictos y vacíos dentro de la familia Hyuuga.

    Esos recuerdos eran muy contraproducentes de vez en cuando, ya que si bien podía alegrarme por haber tenido una gran hermana, ¿qué otra cosa restaba de mi?, no tenía amigos, ni conocidos en Konoha, nunca podía salir de mi casa y cuando lo hacía, que casi siempre era por escapadas, terminaba siendo castigado severamente por ello, y entrenado hasta el cansancio casi sin piedad. Sabía que todo era duro, que la guerra de los clanes apenas estaba terminando y aún debíamos ser firmes manteniendo una mente muy fría, pero...pero ¿qué puede ser de bueno eso para un niño?, absolutamente nada. Sin el conocimiento de sentimientos cálidos, solo podía suponer cosas en base a historias, pero realmente, lo único que podía tomar como un vínculo y algo significativo en mi vida, era mi hermana, nada ni nadie más.

    -Mejor...dejo eso de lado un poco...se me van a pasar esos papeles si estoy en la luna...-

    Ahora que recordaba, mi misión actual trataba sobre encontrar unos documentos que se le habían perdido a un señor en la aldea, por despistado claro seguro se le cayeron por la calle, los detalles solo indicaban que se encontraban dentro de un sobre color beige con un sello rojizo con forma de león. Me encogí de hombros levemente mientras suspiraba un poco, me parecía tedioso tener que buscarle un sobre a un tipo extraño que nunca había visto en la vida..aunque si lo veía desde otro sitio, tal vez se trataba de algo de suma importancia, planes de negocios con Kiri, datos importantes de otros ninja, realmente no podía saberlo, pero eso me motivó a mostrar un rostro más determinado, lleno de energía para volcar en esta última asignación.

    -Byakugan!-

    Firme voz dio paso al mundo negro y blanco que se extendía a mi alrededor a lo largo de cien metros a la redonda, y así, comencé a buscar con insistencia la casa del sujeto, ya que debía de avisarle y obligarle a buscar sus papeles por su casa, realmente no sabía porque, pero como así lo mencionaba en los detalles, no quedaba de otra. Revisando periódicamente la dirección del sujeto en la ficha de la misión para no perderme, llego a su casa y golpeo la puerta.

    -Abra señor! soy de los ninjas y hay que encontrar sus documentos! he aceptado la petición de misión y no tiene derecho a objeción!!-

    Parecía un detective o agente secreto de esas películas de acción o al menos así me sentía al momento de expresarme así, incluso casi llego a reír.

    -Si ya voy ya voy!!-

    Dijo alguien titubeante al otro lado de la puerta para abrirme, y observarme con notable temor.

    -No me hará daño ¿verdad?-

    -No mientras coopere!-

    Volví a exclamar como todo un sargento a su cadete en entrenamiento, y este acata la orden aún confundido por su propio temor y se pone a buscar por cada mueble que había.

    -Vaya no se si decir que se ve...¿lamentable?....como sea, le ayudaré a buscar ya que es mucho...-

    Cuando mis orbes carmesí se pasaron y vieron todo el papeleo que había, solo podía decir que estaba muy sorprendido, realmente había y demasiado, así que mejor desactivé el byakugan para no andar confundiéndome con tanto papeleo por todas partes...oh, tal vez por eso tenía miedo de mi el tipo!!, porque tenía el byakugan activo y las venas se marcan alrededor de los ojos, volviéndose un aspecto algo atemorizante para alguien que no esté acostumbrado. En fin, me revolqué por el océano de papel blanco y multicolor en algunos casos, buscando y buscando, leyendo, pasando horas en eso junto al que parecía un gordo empresario, sin poder dar con nada ninguno de los dos.

    -Esto es...interminable...-

    Esbocé con fastidio, una pesada exhalación se hizo presente mientras miraba alrededor ya con somnoliencia, no estaba ya con todas las energías como lo estaba hoy en la mañana o al medio día, habia pasado por arduas labores, peleado con un can ninja, tres vándalos, limpiado calles de la aldea, usando mi mente para aprender shogi, y ahora solo tenía que buscar algo..pero el desgaste del día había sido bastante, y por momentos amenazaba con quedarme dormido. Si no era por mi fuerza de voluntad más la desesperación del sujeto, no hubiéramos llegado a ordenar tantos papeles por tema y fecha, hasta que finalmente justo detrás de la biblioteca que tenía en una esquina de la habitación, mejor dicho propiamente justo entre la biblioteca y la pared lateral, se hallaba el dichoso sobre que pasamos buscando todo el día por cada cajón por haber en esa casa.

    En serio, incluso indagamos en los de ropa, y accidentalmente terminé indagando en la ropa interior de su esposa....menos mal que no me vio ya que rápidamente cerre el cajón y nunca más volví siquiera a mirarlo. Aún así, había terminado el último encargo, y al salir de la casa con la recompensa, solo pude extender mis brazos hacia arriba, mirar al anaranjado cielo del atardecer, y decir...

    -Que se la tomen las misiones!!! GANE!!!! hahahahah.....hahaha...hahah..hah.....huff, que cansado estoy, no debería estar haciendo el loco a estas horas....mejor vuelvo a mi casita...-

    A paso cansino y pesado me fui entonces, desapareciendo en de la escena perdiéndome entre las agrupaciones de las pocas personas que aún transitaban la calle a estas horas, siendo así que por fin, me había ganado un merecido descanso por el resto del día....

      Temas similares

      -

      Fecha y hora actual: Vie Sep 22, 2017 3:46 pm